Inicio Educación SISTEMA DE PRODUCCIÒN DE HORTALIZAS SIN NECESIDAD DEL SUELO

SISTEMA DE PRODUCCIÒN DE HORTALIZAS SIN NECESIDAD DEL SUELO

8173
0
COMPARTIR

Alumnos de la UTSMA desarrollan proyecto con el cual las hortalizas se pueden producir en el aire, sin requerir de grandes extensiones de tierra, además se tiene un ahorro considerable de agua en comparación con el cultivo tradicional, lo que hace a este sistema sustentable.

Se trata de la aeroponía, uno de los proyectos que realizan los alumnos de la Universidad Tecnológica de San Miguel de Allende, del quinto semestre de la carrera de Agricultura Sustentable y Protegida. Para ellos proponer un sistema que ocupe un mínimo espacio es vital, “ya que pocos en las comunidades rurales cuentan con  grandes extensiones de terreno para cultivar productos” afirma Juan Jesús Chávez Gallegos, alumno de la UTSMA.

Juan Jesús, forma parte del equipo que desarrolla el sistema aeropónico, un equipo que desborda entusiasmo, por las ventajas que ofrece este forma, para el cultivo de hortalizas, como la lechuga sangría, la que ellos cultivarán con la aeroponía.

Una cosecha se puede dar en un mes, en el sistema tradicional se tarda hasta 90 días, señala el equipo formado por Viviana Campos, Lorenzo Rivera, César Luna, Javier Barajas y Juan Jesús, quienes quieren implementar esta forma de cultivo en su municipio y luego en el estado, porque se cosecha más rápido y la estructura necesaria se arma en un pequeño espacio, como el prototipo que ellos diseñaron, que solo ocupa un metro cuadrado.

El equipo es asesorado por el profesor Sergio Román Martínez López, quien explica que el sistema aeropónico nace de la necesidad de utilizar espacios pequeños para la producción, como en una casa o un patio. El prototipo que desarrollan, es una estructura horizontal con cuatro tubos PVC ensamblados en una superficie de un metro cuadrado.

Los tubos son perforados con pequeños orificios cada 20 centímetros aproximadamente, donde se coloca la planta, cuya raíz queda en el aire, dentro del tubo. La parte superior de la estructura cuenta con un aspersor que genera el riego en forma de lluvia dentro de los tubos, las plantas absorben el líquido para poderse producir.

Con esta estructura se pueden producir 108 lechugas en un mes, ya listas para el consumo humano. Esto debido a que por la aeración la planta tiene más oxigenación y por lo tanto tiene un crecimiento más rápido. Para Juan Jesús es preocupante, que este sistema sea muy poco utilizado en México, pese a las ventajas que ofrece, en tiempo y cantidad del producto.

“Sería bueno que lo conozcan para que puedan producir sus propios alimentos, y el excedente lo podrían comercializar” afirma el estudiante de la UTSMA, y es que este sistema parece los ideal para que las familias en comunidades rurales lo utilicen para el cultivo, por el espacio pequeño que ocupa la estructura y el tiempo reducido para cultivar.

El diseño de la estructura solo permite producir hortalizas de bajo peso y de raíz corta. Es preciso afirman los estudiantes de la UTSMA empezar a innovar en la cosecha de hortalizas, “quitar la cultura de que si no es en el suelo no se puede cultivar”.

Estos sistemas de agricultura sustentable, que desarrollan los estudiantes de la UTSMA, como la hidroponía y la aeroponía, surgen del contacto que tiene con la realidad, que es parte de su formación profesional. La mayoría de los alumnos de esta universidad son de comunidades rurales donde las familias carecen de grandes terrenos para cultivar productos como las hortalizas.

La aeroponía es una solución a ese problema, es un sistema con el que pueden producir para e autoconsumo y comercializar el excedente, así que la inversión que se hace en la estructura para cultivar hortalizas, se puede recuperar en poco tiempo.

 

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí